jueves, 20 de mayo de 2010

Lección 47. LA GRAN COMISION

Mateo 24:14 “Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, piara testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.”

Mateo 28:19 “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las nacio­nes, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.”

Marcos 16:15 “Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.”

Lucas 24:47 “Y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén.”

Juan 20:22-23 “Recibid el Espíritu Santo. A quienes remitiereis los pecados, les son remitidos; y a quienes se los retuviereis, les son retenidos.”

Hechos 1:8 “Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.”

A. LOS CUARENTA DIAS:

Jesús se apareció a los discípulos varias veces durante los cuarenta días después de la resurrección. Durante este tiempo Su preocupación era que los discípulos obedecieran Su man­damiento de predicar el evangelio por todo el mundo. Esto no era una petición sino un mandamiento definido.

Al mismo tiempo, Jesús se preocupaba de que ellos no tratarían de predicar el Evangelio hasta que hubieran recibido el Espíritu Santo. Con la comisión misma, les mandó que se quedaran en Jerusalén hasta que recibieran el Espíritu Santo y fueran dotados del poder de lo alto (Hechos 31-8). El último énfasis que Jesús puso en todos Sus mandamientos fue lo concerniente al mayor y más importante requisito—el bautismo del Espíritu Santo.

B. LA COMISION CONTENIA CINCO MANDAMIENTOS:

La comisión dada por Jesús a Sus discípulos consistía en cinco cosas:

1. Les mandó IR Marcos 16:15
2. Les mandó PREDICAR Marcos 16:15
3. Les mandó HACER DISCIPULOS A TODAS LAS
NACIONES Mateo 28:19
4. Les mandó BAUTIZAR EN EL NOMBRE Mateo 28:19
5. Les- mandó GUARDAR TODAS LAS COSAS Mateo 28:20

C. JESUS DIO LA COMISION EN TRES OCASIONES:

El Señor dio la comisión a Sus discípulos por lo menos tres veces durante los cuarenta días entre Su resurrección y Su ascensión. Se lee en los cuatro Evangelios y en los Hechos.

Las tres ocasiones en que Jesús dio la comisión son las siguientes:

1. Mientras los discípulos estaban sentados a la mesa (Marcos 16:14-18; Juan 20:22-23).
2. En un monte en Galilea (Mateo 28:18-20).
3. En el monte de Olivos inmediatamente antes de la ascensión (Lucas 24:45-51; Hechos 1:6-9).

Al pensar que Jesús dio la comisión por lo menos tres veces y fue registrado en cada uno de los Evangelios, entendemos bien cuán importante Jesús consideraba la comisión.


D. LA GRAN COMISION ERA UN MANDAMIENTO:

La gran comisión era un mandamiento irrevocable a la iglesia, el cual no debía ser disputado sino obedecido completamente. Cada parte del evangelio exige que el creyente obedezca com­pletamente y de todo corazón. Cuando Cristo manda a la iglesia que vaya, cuenta con su obediencia; sí quiere que la iglesia predique, todavía cuenta con su obediencia. La parte de la igle­sia es simplemente creer y obedecer.

E. LA COMISION ES LA AUTORIDAD DE LA IGLESIA:

Aunque la comisión es un mandamiento, es mucho más que eso. Cuando una persona recibe una comisión, se le da la autoridad de hacer algo de parte de otro. El Apóstol Pablo se dio cuenta de esto cuando dijo que era embajador’en nombre de Cristo (2 Cor. 5:20).

Por eso, cuando Dios llama a un ministro para que predique el evangelio, él recibe órdenes que tiene que obedecer. También recibe el mandato de representar a Cristo. ¡El no debe esperar más autoridad que ésta!

F. CON LA COMIISION FUE DADA UNA PROMESA:

Mateo 28:20 “Y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.”

Tan importante es la comisión que Jesús prometió acom­pañar a los que osan obedecerla. La promesa no fue sólo para un corto tiempo sino para Iodos los días, hasta el fin del mundo.” Las palabras `fin del mundo” quieren decir “consumación de los siglos.”

Es maravilloso notar que cuando los discípulos obedecieron la comisión, Jesús cumplió esta promesa. Notemos con cuidado el versículo final del evangelio de Marcos: “Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confir­mando la palabra con las señales que la seguían.”
Nunca debemos olvidar esta promesa de nuestro Señor. El Señor obrará con nosotros y confirmará la Palabra con señales.
TOMO: LA VIDA DE CRISTO IV
CURSO BÍBLICO “ALPHA”
RALPH VINCENT REYNOLDS