jueves, 20 de mayo de 2010

Lección 8. LA TENTACION DE JESUS

A. JESUS FUE TENTADO EN TODO:

REFERENCIAS BIBLICAS:

Hebreos 2:18 “Pues en cuanto él mismo padeció siendo ten­ tado, es poderoso para socorrer a los que son tentados.”
Hebreos 4:15 “Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.”

Debemos aceptar las verdades contenidas en esas escrituras literalmente. No hay tentación que llegue al hombre que Jesús no haya experimentado. Los sufrimientos y tentaciones de nues­ tro Señor cubren la amplia gama de debilidades y tendencias de ceder al pecado, físico, mental y espiritual.

Esta verdad lleva una gran fuente de fuerza y victoria. Jesús sabe y comprende porque El encontró la misma lucha, y porque El ganó la victoria, hay victoria para todos.

Habían dos veces en su ministerio cuando fue sometido a la mayor prueba:

1. En el desierto después de su bautismo;
2. En Getsemaní.

Getsemaní será estudiada en una lección más adelante; con­ sideraremos aquí principalmente la tentación en el desierto.

Aunque estas fueron las dos pruebas más grandes, la vida de nuestro Señor era una de continuo sufrimiento y prueba.

B. LA TENTACION EN EL DESIERTO:

REFERENCIAS: Mateo 4:1-11; Marcos 1:12-13; Lucas 4:11-13.

El lugar de las tentaciones estaba en el desierto. Según la tradición, la tentación tuvo lugar en una montaña, algunas seis a ocho millas del lugar del bautismo y unos quince mil pies más alto del valk:,, del Jordán. Adán encontró su tentación en un hermoso jarclín; pero Jesús encontró su tentación en un desierto con miseria y hambre.

Parecería extraño que inmediatamente después de la expe­ riencia del bautismo y la unción, habría una experiencia tal como ésta. Frecuentemente una ocasión de profunda paz, gozo, y comunicación con Dios es seguida por depresión, duda, y desaliento. Tal como la noche sigue al día, la tormenta sigue al brillo del sol, las tentaciones y batallas siguen a las bendiciones y exaltaciones.

Había un propósito divino en que la tentación siguiera inme­ diatamente a la bendición. Esto es expresado en el pronuncia­ miento, “Y luego el Espíritu le impulsó al desierto.” (Marcos 1:12).

Aunque Dios nunca tienta a ningún hombre con maldad, sin embargo, El permite que la tentación venga. (Santiago 1:13). Es la voluntad (le Dios que cada hombre sea sometido a una prue­ ba. Parece que cuanto más grande es el ministerio de un hom­ bre, más grande será la tentación que deberá afrontar De esta manera ocurrió con nuestro Señor

C. TENTACION TRIPLE:

REFERENCIA BIBLICA:

1 Juan 2:16 “Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre sino del mundo.”

Todo lo que hay en el mundo puede resumirse por este triple mal:

1. Deseo de la carne;
2. Deseo de los ojos;
3. Vanagloria de la vida.

Ambos, Eva y Jesús fueron tentados en esta manera triple:

TENTACION DE EVA (Génesis 3:6):

El árbol “era bueno para comer” - deseo de la carne;
“agradable a los ojos” - deseo de los ojos;
“codiciable para alcanzar - vanagloria de la vida.
la sabiduría.”

TENTACION DE CRISTO:
“Dí a esta piedra que se convierta - deseo de la carne;
en pan. “
“El diablo le mostró todos los reinos - deseo de los ojos;
del mundo.”
“Echate abajo; porque...a sus ángeles - vanagloria de la vida.
mandará acerca de ti, y en sus manos
te sostendrán.”

Eva sucumbió a la tentación porque Satanás logró sembrar una semilla de duda en su corazón. “¿Conque Dios os ha dicho .... ?” (Génesis 3:1). El diablo trató de hacer lo mismo con nuestro Señor En el Jordán la voz de los cielos había declarado: “Este es mi Hijo amado, con quien tengo complacencia.” Ahora llega el diablo sugiriendo una gran duda con el uso de “SI”. “Si tú eres el Hijo de Dios.”

Jesús ganó la victoria util ‘ izando la Palabra de Dios. La victoria llegó por el uso de la Palabra de Dios. “Está escrito” trajo la victoria cada vez.

Esto nos enseña la gran lección de que también podremos obtener la victoria por el uso de la Palabra de Dios.

D. UNA INTERPRETACION MAS PROFUNDA DE LA TENTACION:

Aunque la tentación de Jesús en el desierto pueda ser expli­ cado por el deseo de la carne, el deseo de los ojos, y la vanaglo­ ria de la vida, hay una interpretación más profunda aquí que no debe ser pasado por alto.

1. Utilizar Su poder para su propia satisfacción; administrarse a sí mismo;
2. Usar Su poder como una señal de Su poder, exhibir Su poder para demostración solamente;
3. Utilizar medios terrenales para ganar poder

Marcos 10:45 “Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.”

Jesús vino para servir a otros. Jesús no era un asceta. El llegó «comiendo y bebiendo.” Sin embargo, si hubiese cedido a la sugerencia, el verdadero propósito de Su venida habría sido derrotado.

Debemos prestar cuidadosa atención a las lecciones que podemos aprender aquí. Muy frecuentemente el ministerio de un hombre está derrotado porque él cede a la tentación de servirse a sí mismo y hacer una ostentación de su ministerio y don, y permítir que su ministerio sea derrotado por una ambición carnal de usar medios impropios para ganar poder

E. LIBERACION DE LA TENTACION POR UN TIEMPO:

REFERENCIA:

Lucas 4:13 “Y cuando el diablo hubo acabado toda tentación, se apartó de él por un tiempo.”

Esta escritura nos enseña que la tentación continuó más ade­ lante, porque el diablo se apartó de Jesús por un tiempo.

Observerrios cuidadosamente la secuencia de los eventos, porque esta, es la forma en que ocurren en la vida de los ver­ daderos cristianos.

1. Bautismo - benedición;
2. Tentación - prueba y sufrimiento;
3. Fortaleza - servido por ángeles.4. Más adeliante la batalla se renueva.
TOMO I: LA VIDA DE JESUS
CURSO INTERNACIONAL "ALPHA"
RALH VICENTS REYNOLDS