jueves, 20 de mayo de 2010

Lección 21. MILAGROS DE SANIDAD (Continuación)

A. UNA MUJER ENFERMA RECUPERADA

1. Referencia Bíblica Lucas 13:11-17

2. Circunstancias

Este milagro aconteció en la sinagoga en el día de reposo. Además de las otras sanidades en el día de reposo, esto creó mucha oposición a Jesús. En este caso, causó la ira del encar­gado de la sinagoga.

Esta mujer puede haber sido una anciana. No conocemos su edad exacta, pero se había encorvado y tenía un espíritu de enfermedad durante dieciocho años. Le era imposible endere­zarse, y tenía que caminar y moverse de esta forma. Era un caso crónico de deformidad, y ciertamente era un caso difícil.

3. Necesidad

Una mujer encorvada e imposibilitada durante dieciocho años necesitaba curación.

4. ¿Cómo fue obrado el milagro?

Debemos estudiar cuidadosamente los pasos que Jesús dio aquí.

a. El llamó a la mujer hacia El. Esto requirió esfuerzo, fe y obe­diencia de su parte.
b. Aparentemente ella nunca pidió que la curara, pero de cual­quier manera, el Señor pronuncia la palabra: “Mujer, eres libre de tu enfermedad.”
c. Jesús puso Sus manos sobre ella. Esto es efectuado luego que El pronuncia el hecho de su sanidad.
d. Inmediatamente ella se endereza y es sanada.
e. Ella glorifica a Dios.

5. Resultados y lección enseñada

Hay tres lecciones principales enseñadas aquí:
a. Esta deformidad era debido a un espíritu de enfermedad. Había estado atada por Satanás durante dieciocho años. Esto demu­estra que su aflicción se debía definitivamente a causas espiri­tuales. Estaba atada por un demonio.
b. El Señor la llama “hija de Abraham.” Esto significa más que el hecho de que pertenecía a la nación judía. El, realmente la estaba llamando “criatura de fe” y esto es aplicable a cual­ quiera de nosotros.
c. Ella tenía que obedecer e ir a Jesús primero. Esto exigió un doloroso esfuerzo y cansancio, pero era necesario.

B. DIEZ LEPROSOS LIMPIADOS

1. Referencia Bíblica Lucas 17:11-19

2. Circunstancias

Este milagro de sanar a diez leprosos tuvo lugar en las afueras de una aldea cerca de la frontera con Samaria. Nueve de estos leprosos eran probablemente judíos, con un solo gentil entre ellos. La miseria común de su sufrimiento había roto la barrera racial.
De acuerdo a la costumbre, debían de mantenerse alejados y gritar: “¡Inmundos!” Su condición era sin esperanza, pero ninguna condición puede ser sin esperanza cuando Jesús entra en la escena. Ellos indudablemente habían oído de la sanidad del leproso que había tenido lugar al comienzo del ministerio de Jesús. Al menos habían escuchado hablar sobre Jesús, porque le llamaron por su nombre y todos exclamaron en un coro común: “¡Jesús, Maestro, ten misericordia de nosotros!”

3. Necesidad

Habían diez leprosos que tenían necesidad de la sanidad.
4. ¿Cómo fue obrado el milagro?

Jesús simplemente les dijo que fueran y se presentaran ante los sacerdotes. Esto significaba que cada uno de ellos iría al que estuviese más cercano a su casa y el samaritano al templo de Gerizim.
Ellos obedecieron de inmediato, y mientras que caminaban fueron sanados. Las escamas se caían de sus cuerpos, las manchas blancas desaparecieron y el color saludable retornó a su piel, y todos los miembros desfigurados fueron sanados. Estaban excitados y alegres, y se apuraron en su camino. No obstante, el samaritano rápidamente retornó a Jesús y cayó a sus pies, dándole gracias.
Jesús elogió al samaritano y reprendió a los otros diciendo: “¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, Dónde están?”
5. Resultados y lección enseñada
Dios se alegra con el agradecimiento. No debemos olvidar nunca de agradecerle por sus bendiciones. El agradecimiento está relacionado estrechamente con una fe sana. Cuando Jesús alabó al samaritano dijo que era su fe lo que lo había sanado, y no su acción de gracias.

C. EL CIEGO BARTIMEO RECIBE LA VISTA

1. Referencias Bíblicas Marcos 10:46-52; Lucas 18:35-43
2. Circunstancias
Este milagro aconteció mientras Jesús se dirigía a Jerusalén por la última vez. Cuando Jesús abandonó Jericó, lo seguía una gran multitud de gente.
Junto al camino se hallaba sentado un ciego llamado Bartimeo. Cuando él oyó que Jesús estaba pasando por el lugar, inmedia­tamente comenzó a dar voces diciendo: “Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí.” La gente le decía que se callara, pero él gritaba con mayor insistencia.
3. Necesidad
Un hombre ciego tenía necesidad de recobrar la vista.
4. ¿Cómo fue obrado el milagro?

Jesús deteniéndose, dio órdenes a la gente que le trajesen al hombre ciego. Cuando Bartimeo oyó esto, arrojó su capa y corrió hacia el Maestro.
Jesús quería que él mismo expresara su necesidad, y le pre­guntó: “¿Qué quieres que te haga?”
El hombre ciego rápidamente contestó: “Maestro, que recobre la vista.”
Jesús simplemente pronunció la palabra: “Recíbela, tu fe te ha salvado ” y en seguida recobró la vista. Bartimeo podía ver clara­ mente el hermoso escenario a su alrededor, los hombres alred­edor de él y el rostro de Jesús. El da alabanzas y sigue al Señor en el camino.

5. Resultados y lección enseñada
Una de las cosas más maravillosas de notar es que este hombre sabía quien era Jesús, porque lo llamó “Hijo de David.” Esa era una verdad que aún gente con su vista no lo sabía. El se rehusó a callar y más bien persistió llamando en desesperación. El sabía que era ahora o nunca. Así debe ser con nosotros. Debemos clamar con desesperación, cuando tenemos una oportunidad de sanidad y bendición porque puede ser que nunca vuelva.

D. LA SANIDAD DE UN HIDROPICO

1. Referencia Bíblica Lucas 14:2-4
2. Circunstancias

Este milagro aconteció en la casa de un fariseo principal y Jesús usó este milagro para enseñar algunas grandes verdades. Fue otro de los milagros que se realizó en el día de reposo.
3. Necesidad

Un hombre hidrópico necesitaba la sanidad.
4. ¿Cómo fue obrado el milagro?

Se da muy pocos detalles. El informe simplemente relata, “Y El, tomándole, le sanó, y le despidió.”
5. Resultados y lección enseñada

Muchas verdades pueden enseñarse usando la sanidad como una base sobre la cual se construyen estas verdades.

E. LA SANIDAD DE LA OREJA DEL SIERVO DEL SUMO SACERDOTE
1. Referencias Bíblicas Mateo 26:47-56; Marcos 14:43-52; Lucas 22:47-53; Juan 18:2-11
TOMO II: LA VIDA DE JESUS
CURSO INTERNACIONAL "ALPHA"
RALH VICENTS REYNOLDS