jueves, 20 de mayo de 2010

Lección 9. EL LLAMAMIENTO DE LOS DISCIPULOS

TEXTO: Mateo 4:18-22; 10:2-11; Marcos 1:16-20; 3:13-19;
Lucas 5:1-11; 6:12-19; Juan 1:35-51

A. EL LLAMAMIENTO DE LOS DISCIPULOS:

La palabra “discípulo” significa “aprendiz” y es aplicada a todos los seguidores de Jesús. Todos los apóstoles fueron dis­ cípulos, pero no todos los discípulos fueron apóstoles.

La palabra “apóstol” significa “uno enviado a una mision” o “un misionero.” Jesús sabía que debía tener obreros entrenados para ejercer su ministerio y obra. Estos apóstoles debían ser colaboradores con El al fundar Su iglesia y al evangelizar al mundo.

¿Por qué fueron seleccionados doce? El número doce era el número gubernamental de Dios. El número indicaría que Jesús estaba a punto de establecer el Reino de Dios. Así como había doce hijos de Jacob,’quienes llegaron a ser los fundadores de la nación de Israel, así también los doce apóstoles llegarían a ser los fundadores de la Iglesia.

B. LOS NOMBRES DE LOS APOSTOLES:

Cada uno de los Evangelios Sinópticos da una lista de los doce hombres a quienes Jesús escogió para que estuviesen con El. Esta lista se da también en el primer capítulo del libro de Hechos.

El estudiante deberá estudiar estas listas cuidadosamente para familiarizarse con los nombres de los apóstoles. Aquí están las cuatro listas:

MATEO MARCOS
1. Simón Pedro Simón Pedro
2. Andrés Jacobo
3. Jacobo Juan
4. Juan Andrés

5. Felipe Felipe
6. Bartolomé Bartolomé
7. Tomás Mateo
8. Mateo Tomás
9. Jacobo, hijo de Alfeo Jacobo, hijo de Alfeo
10. Tadeo Tadeo
11. Simón, el Cananista Simón, el Cananista
12. Judas Iscariote Judas Iscariote

LUCAS HECHOS
1. Simón Pedro Pedro
2. Andrés Jacobo
3. Jacobo Juan
4. Juan Andrés
5. Felipe Felipe
6. Bartolomé Tomás
7. Mateo Bartolomé
8. Tomás Mateo
9. Jacobo, hijo de Alfeo Jacobo, hijo de Alfeo
10. Simón, el Zelote Simón, el Zelote
11. Judas, hermano de Jacobo Judas, hermano de Jacobo
12. Judas Iscariote (a esta lista se agregó
el nombre de Matías)

C. LLAMADOS A SER DISCIPULOS:

Habían tres llamamientos definidos dados a los Apóstoles como sigue:

1. Fueron llamados para ser discípulos (aprendices):
Como discípulos podían continuar aún con sus vocaciones de pescadores, etc.
2. Fueron llamados para ser ministros:
Aquí tenían que demostrar una mayor dedicación, dejar sus ocupaciories y vocaciones, y dar todo su tiempo siguiendo y aprendiendo de Jesús.
3. Fueron llamados para ser apóstoles:
Esto tuvo lugar después de la resurrección de Jesús, porque tenían que ser testigos de su resurrección para calificarse para el apostolado; durante este tiempo fueron encargados.

Vamos a estudiar el primer llamamiento como se registra en el primer capítulo del Evangelio de Juan, (Juan 1:35-51):


Aparentemente Andrés y Juan eran discípulos de Juan el Bau­ tista. Un día, estaban parados sobre la ribera del Jordán cuando Juan el Bautista les señaló a Jesús, “He aquí el Cordero de Dios.” Este testimonio personal los condujo a seguir a Jesús. De pronto Jesús se dio vuelta y los miró y les preguntó: “¿Qué buscáis?” Ellos respondieron, “Rabí (Maestro) ¿dónde moras?” Jesús les llamó con la simple invitación, “Venid y ved.”

Inmediatamente, estos dos discípulos, Andrés y Juan, bus­ caron a sus hermanos, Pedro y Jacobo. Andrés fue el primero en encontrar a su hermano, Simón. La deducción es que Juan encontró a su hermano Jacobo más tarde. Jesús le dio un nombre nuevo a Simón, Cefas o Pedro, que significa una piedra. Este nombre era un constante recordatorio de lo que Jesús esperaba que Simón se convirtiera.

El segundo día, Jesús se prepara para viajar a Galilea para comenzar su ministerio. Sin embargo, primeramente llama a Felipe. El llamado era sencillo: “Sígueme”. Esto fue suficiente para Felipe. Sin duda, Andrés y Simón conocían a Felipe y le trajeron a Jesús. De inmediato, Felipe comienza a trabajar para Jesús, y buscó a su amigo, Natanael. Nuevamente la invitación fue muy sencilla: “Ven y ve”.

Cuando Jesús regresa a Galilea y asiste al casamiento en Caná, tuvo seis discípulos: Andrés, Simón Pedro, Juan, Jacobo, Felipe y Natanael. Muy probablemente estos discípulos estu­ vieron con El durante el casamiento en Caná. No obstante, en este tiempo eran todavía discípulos y continuaban con sus ocu­ paciones de pesca, etc.

D. LLAMADOS PARA SER MINISTROS:

Ahora estudiaremos la segunda etapa o paso en el llama­ miento de los discípulos-el llamado para que abandonaran todo y dedicasen todo su tiempo al servicio del Maestro. Esto sucedió en la playa del Mar de Galilea, y el relato se da en cada uno de los Evangelios sinópticos.

En Marcos y Mateo, leemos que Jesús encontró a Pedro y Andrés echando una red al mar y se dirigió a ellos inmediatamente diciendo: “Venid, en pos de mí y os haré pescadores de hombres.” Ellos de inmediato dejaron sus redes y le siguieron. Yendo más adelante, El encontró a Jacobo y a Juan, y estaban remendando sus redes. Jesús también les llamó y ellos respon­ dieron tan pronto como los dos primeros. Dejaron a su padre y a los sirvientes, contratados para que cuidasen de sus barcas.

Lucas nos da una historia más larga. Jesús, al caminar cerca del lago, encontró dos barcas, ambas vacías, porque los pesca­ dores estaban lavando sus redes. Entró en la barca de Simón y le pidió que lo sacara afuera un poco hacia el mar, así podría hablarle a la gente que le había seguido. Luego le dijo a Pedro que echara sus redes. Pedro objetó, porque recién habían llegado después de una noche de pesca inútil. No obstante, Pedro obedeció y ¿ti traer sus redes, éstas tenían tal cantidad de peces que todos quedaron asombrados. Pedro fue agobiado por su propia indignidad. “Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador.” Jesús entonces les llamó para que fuesen pescadores de hombres, y ellos abandonaron sus redes.

E. LLAMADOS PARA SER APOSTOLES:

Este relato se da en el capítulo veinte y uno del Evangelio de Juan.
TOMO I: LA VIDA DE JESUS
CURSO INTERNACIONAL "ALPHA"
RALH VICENTS REYNOLDS