jueves, 20 de mayo de 2010

Lección 48. LA ASCENSION

A. LO QUE SIGNIFICA LA ASCENSION:

Por “ascensión” se entiende el acto de vencer la ley física de la gravitación para subir corporalmente a los cielos. Jesucristo ascendió por Su propio poder.

Hay ejemplos de otros en la Biblia que fueron arrebatados y serán arrebatados por el mismo poder (el poder de Cristo):

1. Enoc, cuando tenía 365 años, fue traspuesto en la época anterior al diluvio (Génesis 5:18-23; Hebreos 11:5).

2. Elías fue quitado del mundo en Jericó (2 Reyes 2:9-13).

3. La iglesia será arrebatada (1 Tesalonicenses 4:13-18).

Jesús ascendió desde el monte de Olivos después de apare­cerse a los discípulos durante cuarenta días (Lucas 24:51; Hechos 1:9-11).

B. ¿ES POSIBLE QUE JESUS ASCENDIERA DOS VECES?

¿Ascendió Jesús dos veces? La primera vez para presentar la sangre en el lugar santísimo; la segunda para comenzar Su mi­nisterio como intercesor. Muchos estudiantes de la Biblia creen que así sucedió. Examinemos cuidadosamente los siguientes versículos:

Juan 20:17 “Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre...”

Juan 20:27 “Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.”

Hebreos 9:12 “...sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención.”

Jesús dijo a María que no le tocara porque aún no había ascendido, pero más tarde le dijo a Tomás que le tocara. Esto parece enseñarnos que en el tiempo que intervino, Jesús había ascendido y resucitado. El fin de esto, por supuesto, era para presentar Su sangre. El factor tiempo no ofrecía ninguna dificul­tad. Jesús podría haber ascendido y descendido muchas veces.

Sin embargo, hay una dificultad con esto que debemos de considerar. La Biblia declara explícitamente que Jesús entró en el lugar santísimo UNA VEZ. El escritor de estos estudios (Ralph Vincent Reynolds) no ofrece una conclusión concreta, pero pensó que valía la pena introducir el pensamiento aquí.

C. LA ASCENSION:

REFERENCIAS BIBLICAS: Marcos 16:19-20
Lucas 24:50-53
Hechos 1:9-12

La ascensión está registrada dos veces en los Evangelios y en Los Hechos. Tuvo lugar en el monte de Olivos de donde se podía ver Betanlia.

Jesús llevó a los Apóstoles al punto más alto del monte, un viaje de la distancia del día de reposo, o sea 2,000 codos de la ciudad. Alzó los; brazos y les bendijo. De pronto, mientras les bendecía, ellos vieron que los pies del Señor ya no estaban tocando la tierra.


Para describir esta escena citamos un párrafo del libro del señor T. DeWitt Talmage, “From Manger to Thone” (del Pesebre al Trono):

“Cristo ha dado su último consejo. El ha ofrecido su última compasión. El ha hablado su última palabra. Sus manos están separadas de la manera que se suele hacer al pronunciar una bendición, cuando de pronto se rompe la ley más fuerte y estupenda de todos los mundos. Es la ley que, desde que fueron creados los mundos, los mantiene juntos. Es la ley que retiene todas las cosas en la tierra, o si son temporalmente lanzadas de la, tierra, las hace volver, la ley que hace girar los planetas alrededor del sol, y nuestro sistema solar girar alre­dedor de otros sistemas, y todos los sistemas girar alrededor del trono de Dios-la ley de la gravitación.. Esa ley de la gravitación ahora debe rendirse a El que hizo la ley. Puede que retenga las otras estrellas, pero no puede retener el Lucero del Alba de la Redención. Puede que retenga el sol resplandeciente del mediodía, pero no puede retener al Hijo de Justicia. La ley más potente de la naturaleza que hayan pesado o medido los filósofos debe al fin rendirse. Esa ley será quebrantada entre la roca del Olivar y el talón del pie de Cristo. ¡Miradlo, vosotros los discípulos! ¡Miradlo, toda la tierra! ¡Miradlo, todos los cielos!..”

Los discípulos ven a su Señor subiendo de la tierra firme. Más alto que las cimas de las higueras. Más alto que los olivos que daban sombra al monte. Más alto, hasta que se le puede ver desde Belén, donde nació, y el río Jordán donde fue bautizado, y Gólgota donde fue crucificado. Más alto hasta que desaparece en las nubes aborregadas, en un mar de gloria cuyo esplendor ondulante le esconde.

D. LA PROMESA DE VOLVER:

Mientras los discípulos miraban atónitos a los cielos vacíos, de repente se dieron cuenta de la presencia de dos hombres con vestiduras blancas que les dijeron: “Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo” (Hechos 1:11).

La promesa del regreso de Jesús les alegró y volvieron a Jerusalén con gran gozo. Fueron al templo donde alababan continuamente a Dios. “Ellos, después de haberle adorado, volvieron a Jerusalén con gran gozo; y estaban siempre en el templo, alabando y bendiciendo a Dios” (Lucas 24:52-53).

E. CONCLUSION:

Con estas palabras sobre la ascensión terminan las cuatro unidades del estudio de la Vida de Cristo. Debe entenderse claramente que este estudio es solamente la introducción a esta materia tan enorme. No hay límite en lo que se puede escribir de la vida y del ministerio de nuestro Señor.
“Y hay también otras muchas cosas que hizo Jesús, las cuales si se escribieran una por una, pienso que ni aun en el mundo cabrían los libros que se habrían de escribir” (Juan 21:25).
TOMO: LA VIDA DE CRISTO IV
CURSO BÍBLICO “ALPHA”
RALPH VINCENT REYNOLDS