jueves, 20 de mayo de 2010

Lección 4. LOS TIEMPOS DE JESUS

A. HERODES EL GRANDE:

Herodes se convirtió en rey de los judíos en el año 37 A. C. Herodes es llamado el Grande. Era capaz, cruel y muy desa­ prensivo. Era también un guerrero muy sagaz y tenía la costum­ bre de inclinarse hacia la facción gobernante en Roma, y siempre fue bien recompensado por los principales del Imperio. En el año 31 A. C., él fue convertido en rey de casi toda Palestina.

Herodes era despiadado con aquellos que se le oponían. Amó y se casó con Mariamne, una princesa de la casa Hasmoneana, pero creyendo que ella conspiraba contra él, mandó matarla en Samaria en el año 29 A. C. Todos sus rivales eran destruidos sin piedad. Por temer a sus propios hijos, que habían nacido de Mariamne, también mandó matarlos. Después de varios años de horribles sospechas y remordimientos murió como un maniático.

Herodes era un gran arquitecto y administrador Era un admirador de la cultura griega. Construyó un anfiteatro en Jeru­ salén, y varias grandes estructuras públicas a través del este. También construyó las ciudades de Sebaste y Cesarea. Aunque odiaba a los judíos, tenía respeto a su religión y construyó el Templo, el mayor que ellos llegaron a poseer

El nuevo templo era la obra cumbre de Herodes. Repetidos sitios habían dejado al lugar sagrado casi en ruinas. Sintió que era su deber reconstruir el santuario. Para esto, agrandó el pico angosto del monte Moríah construyendo una enorme plata­ forma de piedra alrededor del mismo, soportando la estructura sobre pilotes y arcos. Esta plataforma tenía una superficie de más o menos 305 metros cuadrados, y cubría no solamente el lugar del antiguo Templo, sino también el antiguo palacio de Salomón. Alrededor del borde de esta plataforma, Herodes con­ struyó magníficos monasterios de mármol, techándolos con cedro del Líbano. Sobre un nivel más alto se encontraba el templo mismo, una hermosa estructura de la cual los judíos se sentían muy orgullosos. El templo tenía bloques de base de 21 metros de largo, los cuales estaban revestidos en sus caras extriores con oro puro.

En el año 4 A. C., Herodes murió dejando una ordenanza de que todos los judíos prominentes fuesen matados de manera que la gente guardase duelo en su funeral. Sin embargo, no se prestó ninguna atención a esa orden, y Herodes fue sepultado entre la alegría del pueblo.

B. LOS HEREDEE ROS DE HERODES:

Herodes dejó su reino a sus tres hijos:
1. Archelaus - Judea, Samaria, e ldumea;
2. Herodes Antipas - Galilea y Perea;
3. Filipo - Territorio noreste.

Augusto, el E:mperador Romano, confirmó esta distribución, pero Archelaus demostró ser tan malo que en el año 6 D. C. fue deportado a Gaul y su territorio fue puesto bajo un procurador quien estaba sujeto al legado de Siria. Los procuradores vivían en Cesarea, aunque en ocasiones de fiestas iban a Jerusalén y vivían en el palacio de Herodes, el cual llegó a llamarse el Preto­ rio. El más farnoso de estos procuradores fue Poncio Pilato (26 D. C . - 36 D. C.).

C. PARTIDOS RIELIGIOSOS:

1. Saduceos:

Los Saduceos eran miembros de la aristocracia antigua. Eran primariamente políticos y estaban interesados en man­ tener la prosperidad del Estado secular, teniendo la religión en segundo plano.

Los Saduceos negaban la resurrección del cuerpo, las futuras reeompensas y castigos, y mantenían que el alma perecía con el cuerpo. Negaban la existencia de ángeles y espíritus. Nio sentían la necesidad de una Divina providencia, pero descansaban sobre sus propios recursos.

Su oposición a Jesús se hallaba basada principalmente sobre consideraciones políticas.

2. Fariseos:

Los Fariseos resistieron la influencia extranjera y eran muy celosos de sus tradiciones. Ellos formaban un partido religioso, cuyo principio fundamental era la completa separación de todo aquello que no fuese judío.

Las características de los Fariseos puede indicarse así:

a. Su escrupulosa observación de la Ley;
b. Creencia en la inmortalidad del alma, en la resurrección del cuerpo y en las futuras recompensas y castigos;
c. Expectaciones Mesiánicas, la cual incluía el reino literal de Dios sobre la tierra;
d. Creencia en los ángeles y espíritus;
e. Creencia en la Providencia Divina, pero juntamente con esto, la libertad de la voluntad del hombre;
f. Su separación de la masa de la gente;
g. Patriotismo con una naturaleza religiosa, el Reino de David era su prototipo.

Los Fariseos se oponían a Jesús sobre cuestiones religiosas.

3. Herodianos:

Los Herodianos eran mantenedores del gobierno de los Herodes, sosteniendo que un gobernador extranjero era una mejor garantía para la protección de la vida y la propiedad. Eran parecidos a los Fariseos en sus creencias.

4. Zelotes:

Los Zelotes eran también parecidos a los Fariseos en sus creencias, pero insistían en la guerra contra Roma. Varias revueltas promovidas por ellos no tuvieron éxito y fueron severamente reprimidos. El espíritu alentado por este partido se desató en’la guerra contra los romanos, la que terminó en la destrucción de Jerusalén en el año 70 D. C.

D. LA ESPERANZA MESIANICA:

Los judíos eran una gente intensamente nacionalista en espíritu. Estaban acostumbrados a mirar hacia atrás en su histo­ ria, con sus evidencias de intervención y guía divina. Por siglos ellos habían sido abofeteados y oprimidos. El exilio había dejado en ellos su permanente impresión y los años después del retorno los había llevado a alternar entre la esperanza y la desesperación.


Su esperanza para el futuro fue manifestada principalmente por la Esperanza Mesiánica. Existían dos elementos importantes en esta Espenanza, que eran:

1. El Reino de Dios;
2. El Mesías.

Los profetas de Israel habían predicho, desde el principio, la llegada de un Mesías que traería un día nuevo. El Reino de Dios significaba para ellos el Reinado de Dios - Su reino, antes que su dominio, una era cuando Dios re-establecería al reino judío y destruiría a sus conquistadores extranjeros. Con esta esperanza co-existía el punto de vista de que este reino sería establecido en la tierra en una forma más concreta, con un rey que debía ser un descendiente de la línea de David.

E. LA SINAGOGA:

La palabra “sinagoga” significaba originalmente “asamblea” o “congregación.”

La sinagoga tuvo su origen durante el exilio en Babilonia, cuando los judíos se congregaban sobre las riberas de los arroyos para leer la ley y orar. Ellos oraban dando la cara hacia Jerusalén, con los brazos extendidos.

La sinagoga no tenía un tamaño o estructura en particular, excepto de que era más larga que ancha. Fue construida cerca de un arroyo en movimiento, o sobre la colina más alta dentro o cerca del pueblo. El extremo, que contenía la ley, siempre daba la cara a Jerusalén. La entrada estaba siempre en el extremo más distante de Jerusalén, de manera que al entrar daban la cara a Jerusalén.

Los of iciales de la sinagoga eran:

1. Los ancianos de la congregación;
2. El dirigente de la sinagoga - el Rabino;

3. Lector - ninguna persona fija;
4. Recibidores y distribuidores de limosnas;
5. Ministro - el que cuidaba la Ley y el mobiliario;
6. Hombres de reposo - consistía de diez hombres que no trabajaban pero eran designados para que la reunión pudiera celebrarse.

El orden de servicio era generalmente así:

1. Comenzaban cuando se hallaban diez presentes;
2. Recitación del “Sema” Deut. 6:3-9; Deut. 11:13-21; Números 15:37;
3. Oración respondiente, parados mirando hacia Jerusalén;
4. Lectura de las Escrituras:
a. La Ley era leída cada tres años,
b. Una parte de la Ley cada día de Reposo,
c. Luego cualquier otra parte de la Escritura podía ser leída;
5. Sermón por un miembro de la congregación, sentado;
6. Bendiciones pronunciadas por el Rabino, la congregación respondiendo.

Las horas de oración eran la tercera, sexta, y novena horas.
Existían sinagogas esparcidas a través de toda Palestina en el tiempo de Jesús.
TOMO I: LA VIDA DE JESUS
CURSO INTERNACIONAL "ALPHA"
RALH VICENTS REYNOLDS