jueves, 20 de mayo de 2010

Lección 35. LA DEIDAD DE CRISTO

A. JESUS EJERCITO TODAS LAS PRERROGATIVAS DE LA DEIDAD
Referencias Bíblicas:
Mateo 15:25 "Entonces ella vino y se postró ante El."
Lucas 24:52 "Ellos, después de haberle adorado."
Lucas 7:48 "Ya ella le dijo: Tus pecados te son perdonados."
Marcos 2:5 "Hijo, tus pecados te son perdonados."
Juan 1:3 "Todas las cosas por El fueron hechas."
En Su ministerio Jesús ejercitó todas las prerrogativas de la Deidad, lo que comprueba concluyentemente que El es Dios. Las tres prerrogativas que mencionaremos aquí son:

1. El derecho a ser adorado
2. El derecho de perdonar pecados
3. El derecho y el poder para crear
Jesús no solo aceptó la adoración, sino que la alentó. Nunca reprochó a aquellos que le adoraban. Fue El quien dijo: "Adora a tu Dios únicamente" y el hecho de que aceptó la adoración libremente prueba que El es Dios.
Todo pecado es contra Dios y por lo tanto solamente Dios puede perdonar el pecado. Los fariseos sabían esto y acusaron a Jesús de blasfemia porque perdonaba el pecado. No obstante, Jesús perdonaba libremente el pecado, lo cual es otra prueba de Su deidad.
Jesús demostró que El es el Gran Creador por:
1. Convertir el agua en vino
2. Alimentar a la multitud
3. Caminar sobre las aguas
4. Calmar la tempestad
Juan 2:1-11
Juan 6:1-13
Juan 6:19
Marcos 4:39
No hay dos Creadores. Hay solamente uno-Jesucristo.

B. JESUS SOSTENIA LA UNIDAD CON EL PADRE

Referencias Bíblicas:
Juan 10:30 "Yo y el Padre uno somos."
Juan 14:9 "El que me ha visto a mí, ha visto al Padre."
Juan 17:22 "Para que sean uno, así como nosotros somos uno."
Los judíos comprendieron a Jesús mucho mejor que la mayoría de la gente de hoy día. Entendieron que sostuvo la unidad con el Padre y fue por esta razón que lo iban a apedrear. La única manera en que podremos ver a Dios es en Jesucristo. Felipe no comprendió esto y le preguntó a Jesús sobre esto. Si Felipe no hubiera preguntado, tal vez habría continuado pensando en Jesús como separado del Padre. Jesús dijo: "Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto" (Juan 14:7).

Cuando Felipe preguntó a Jesús que le mostrase al Padre, Jesús le respondió: "¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al
Padre; ¿cómo, pués, dices tú: Muéstranos el Padre?" Esta unidad con el Padre debe aceptarse en un sentido numérico. No es una unidad compuesta en el sentido de que un esposo y una esposa son una carne, sino más bien una unidad numérica en la que Jesús es el Padre, una sola persona que lleva un solo nombre.

C. JESUS SOSTEN lA SER EL CONSOLADOR
Referencias Bíblicas:
Juan 14:16 "Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre."
Juan 14:18 "No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros."
Juan 14:20 "En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros."
Jesús prometió enviar a Sus discípulos "otro Consolador." Consolador significa una persona que es llamada a su lado, en la misma forma que un cliente llama a un abogado para consultarle.
La misma palabra se usa en I Juan 2:1 -"abogado."

El adjetivo "otro" no significa una persona diferente, sino un nuevo ministerio.
Jesús identifica al Consolador con El mismo. El dijo que vivía con ellos y estaría en ellos. Luego les dijo: "No os dejaré huérfanos:
vendré a vosotros" (Juan 14:18). El significado real de esto es: "No os dejaré sin Padre o huérfanos." Jesús dijo: "Yo vendré a vosotros" y "En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros."
D. JESUS SOSTENIA SER EL "YO SOY"

Referencias Bíblicas:
Juan 8:58 "Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy."
Juan 6:48 "Yo soy el pan de vida." Juan 8:12 "Yo soy la luz del mundo."
Juan 10:11 "Yo soy el buen pastor."
"Yo Soy" es uno de los títulos más notables de nuestro Señor.
El pasado, el presente y el futuro descansan en estas palabras. "Yo Soy" significa "El Uno Eternamente Presente; El Uno Existente por Sí mismo." Este es el título que Jehová dio cuando habló con Moisés desde la zarza ardiente. Este título prueba que el mismo que llamó a Moisés es el mismo que es nuestro Salvador. No puede haber dos "Yo Soy."

La declaración de nuestro Señor, "Antes que Abraham fuese, Yo soy," significa que Abraham dependía en Jesús y no Jesús en él para su existencia. Abraham vino a existir en un cierto momento de tiempo, pero Jesús es el Uno Eternamente Presente: el Uno Existente por Sí mismo, viviendo en el eterno presente. El título "Yo Soy" es positivo, prueba irrefutable que Jehová en el Antiguo Testamento es Jesucristo en el Nuevo Testamento.
E. JESUS NUNCA NEGO SU DEIDAD

Referencias Bíblicas:
Juan 8:19 "Si a mí me conocieseis, también a mi Padre conoceríais."

Juan 8:24 "Porque si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis."

Jesús sabía que era acusado de blasfemia porque El sostenía que era Dios. Jesús sabía también que era este hecho que lo clavaría en la cruz del Calvario. Sin embargo, El jamás negó Su Deidad.
Jesús no solamente admitió Su Deidad, sino que enseñó que la salvación de la humanidad dependía sobre la verdad de Su Deidad. No habría poder en Su sangre ni en Su nombre si El no
fuera Dios. Jesús se aventuró en decir que era necesario conocer esta verdad para ser salvado. Sin conocer que El es Dios, los hombres morirían en sus pecados.

F. JESUS ENSEÑO QUE SOLAMENTE PODEMOS CONOCER ESTA VERDAD POR REVELACION DIVINA

Referencias Bíblicas:
Lucas 10:22 "Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce quién es el Hijo sino el Padre; ni quien es el Padre, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar."
Mateo 16:17 "Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos."

Jesús enseñó que la única manera que uno puede comprender la Deidad de Jesús es por revelación divina. Para la gran mayoría, la revelación de la deidad de nuestro Señor es todavía una verdad oculta. Muchas personas en forma deliberado han cerrado sus mentes a esta verdad y han escogido la tradición. Sin embargo, una persona no tiene que permanecer en la obscuridad con respecto a la importante verdad de la identidad de Cristo. El desea revelarse El mismo a Sus criaturas.
TOMO III: LA VIDA DE CRISTO
CURSO BÍBLICO “ALPHA”
RALPH VINCENT REYNOLDS