jueves, 20 de mayo de 2010

Lección 32. LA LEY

A. JESUS ENSEÑO QUE EL HABlA VENIDO A CUMPLIR LA LEY

Referencias Bíblicas:
Mateo 5:17 "No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir."

Mateo 5:20 "Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos."

Jesús declaró muy claramente que El no había venido a abrogar la Ley sino que la Ley sería cumplida en Su vida y Su ministerio.
El apóstol Pablo declaró esta gran verdad cuando escribió:
"Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley" (Gálatas 4:4). En Su deidad, Jesucristo fue el Autor de la Ley, pero en Su humanidad, llegó a subordinarse a la Ley. Esta es una de las grandes maravillas de la encarnación. Es ciertamente sentido común llegar a la conclusión de que Jesús en Su humanidad jamás destruiría la Ley, la cual El Mismo había dado.

Para entender esto perfectamente, debemos saber que la Ley estaba dividida en tres partes:
1. MORAL: Esto involucraba a los diez mandamientos y era una expresión de la justicia de Dios. Hasta que Jesús vino, ningún hombre era capaz de mantener esta Ley moral. El propósito principal de ella en el Antiguo Testamento era de llevar al hombre el conocimiento del pecado y hacerle saber su necesidad de tener un Salvador. " ... para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios ... porque por medio de la leyes el conocimiento del pecado" (Romanos 3:19-20).

2. CEREMONIAL: Esto estaba relacionado con la forma de adorar a Dios. Estaba constituido por tipos y sombras, las cuales indicaban adelante hacia Jesucristo. Con la venida de Jesús, no había más necesidad de sombras. "Todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo" (Colosenses 2:17).

3. CIVIL: Esto estaba relacionado con la administración de la justicia. Estas leyes eran nobles en carácter, pero tienen muy poca aplicación directa para nosotros hoy en día. Jesús cumplió completamente la justicia de la Ley. En efecto, El fue el primer y único hombre capaz para hacerlo. Sus enemigos observaban Su vida cuidadosamente, haciendo lo imposible de encontrar algo y poder acusarle. Jesús obedeció la Ley hasta el más mínimo detalle. No había ni un punto, ni una coma, ni un tilde que no había cumplido, es decir, nunca había quebrantado la Ley ni había fallado en cumplirla.

B. JESUS ENSEÑO QUE El MINISTERIO DE LA LEY CULMINABA CON JUAN
Referencia Bíblica:
Lucas 16:16 "La ley y los profetas eran hasta Juan ... "
El mensaje que Juan el Bautista predicó fue: "Arrepentíos, porqueel reino de los cielos se ha acercado" (Mateo 3:2). Aquí Juan anunció el comienzo del Reino del Cielo. Jesús declaró que desde el tiempo de Juan, el reino de Dios es predicado. En otras palabras, el ministerio de Juan terminaba la predicación de la ley y los profetas, y con el ministerio de Jesús se proclamaba un nuevo mensaje.

Si recordamos el propósito de la Ley, no tendremos ninguna dificultad en comprender esta verdad. La Ley moral era una expresión de la justicia de Dios, la que era cumplida en Jesucristo y la Ley Ceremonial se componía de tipos y sombras señalando delante hacia Jesús. El propósito por el cual la Ley había sido dada, se cumplía ahora en Jesús y por lo tanto no habría necesidad de seguir predicándola.
Esto no quiere decir que la Ley moral ya no tiene vigencia. El cristiano no guarda los diez mandamientos desde un punto de vista legal, él guarda los diez mandamientos porque es un cristiano y Jesucristo mora en su corazón. En otras palabras, el cristiano no hace justicia para hacerse a sí mismo justo, sino más bien, él vive rectamente porque él ya ha sido hecho justo.
C. JESUS CONDENO LAS TRADICIONES DE lOS FARISEOS

Referencias Bíblicas:
Mateo 15:3 "Respondiendo él, les dijo: ¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por vuestra tradición?"

Mateo 15:9 "Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres."
Juan 7:19 "¿No os dio Moisés la ley, y ninguno de vosotros cumple la ley?"
Jesús condenó a los judíos de ser culpables de estas tres cosas:
1. De no guardar la Ley
2. De quebrantar los mandamientos por sus tradiciones
3. De enseñar los mandamientos de los hombres como doctrinas
Con el correr de los años los judíos habían acumulado muchas tradiciones orales. Estas tradiciones eran decisiones tomadas por' los jueces y los ancianos de tiempo en tiempo. Los ritos
tradicionales y las restricciones tenían un lugar más elevado en la estimación de los judíos que sus escrituras.

Estas tradiciones se habían convertido en una gran carga para los judíos. Entre estas tradiciones estaba la ordenanza de lavarse las manos antes y después de las comidas y de darse un bañó después de regresar del mercado, debido al contacto con los gentiles.

Jesús no prestó atención a estas tradiciones y enseñó que todo lo que procede del corazón contamina al hombre (Mateo 15:18) y enseñó que nuestra justicia tenía que exceder la justicia de los escribas y fariseos (Mateo 5:20).

D. JESUS ENSEÑO QUE El DIA DEL REPOSO FUE HECHO PARA El HOMBRE
Referencia Bíblica:
Marcos 2:27-28 "También les dijo: El día de reposo fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por cause del día de reposo. Por tanto, el Hijo del Hombre es Señor aun del día de reposo. No existía ninguna institución entre los judíos que fuese más venerada que la del día de reposo. Era una parte de la Ley ordenada divinamente y designada para el descanso del hombre y para la adoración de Dios. Comenzaba con la puesta del sol el día viernes y terminaba con la puesta del sol el día sábado y era anunciado por tres toques de trompeta desde el Templo y la sinagoga. La ley establecía que todos los alimentos debían ser preparados, todos los utensilios lavados, todas las luces encendidas y todas las herramientas debían dejarse a un lado. Sin embargo, los rabinos habían elaborado sobre estas costumbres hasta que tuvieron un sistema de treinta y nueve obras las cuales, cuando eran efectuadas, hacían al ofensor sujeto a la muerte por
apedreamiento. Esta excesiva severidad hizo que la observancia del día de reposo fuera completamente imposible y trajo gran carga sobre ellos.

El día de reposo fue dado al hombre para su beneficio, para darle descanso. Realmente era una sombra señalando adelante hacia Jesucristo, quien llegaría a ser nuestro descanso. Jesús dijo:
"Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar" (Mateo 11 :28). El verdadero propósito del día de reposo fue cumplido en Cristo. Jesús enseñó que el día de reposo no había sido dado para que sea una carga para el hombre, sino más bien una bendición. También enseñó que El era el Señor del día de reposo y que no había pecado en hacer bien y en ministrar las necesidades de la humanidad en el día de reposo.
Jesús preguntó a los fariseos: "¿Es lícito en los días de reposo hacer bien, o hacer mal; salvar la vida, o quitarla?" (Marcos 3:4).

Los fariseos fueron incapaces de contestar esta pregunta, porque sabían que era permitido hacerlo. Sin embargo, continuaban condenándolo porque sanaba en días de reposo.

E. JESUS ENSEÑO QUE LA FORNICACION ERA LA UNICA RAZON PARA DIVORCIARSE

Referencias Bíblicas:

Mateo 5:32 "Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casa con la repudiada, comete adulterio."

Mateo 19:9 "Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera."

Los fariseos estaban constantemente tratando de confundir a Jesús para obligarlo a decir algo que fuera contrario a la Ley y así podrían acusarlo. También habrían deseado llevar a Jesús hacia
un conflicto abierto con Herodes, quien estaba viviendo en adulterio con la malvada Herodías. Juan había denunciado su pecado y fue decapitado. Ellos habrían pensado que podían deshacerse de Jesús de la misma manera. De cualquier forma, hicieron la pregunta: "¿Es licito al hombre repudiar a su mujer por cualquier causa?" (Mateo 19:3).

Jesús les hizo referencia al principio de la raza cuando Dios hizo una mujer para un hombre, y que los dos serían una sola carne. Jesús colocó su sanción sobre la relación del matrimonio y
la institución familiar.

Jesús enseñó que la fornicación era el único acto que podía romper la unión entre un hombre y su esposa. En este caso, sería lo mismo que si el infiel hubiera muerto. Por deducción, algunos piensan que Jesús permite que la parte inocente de la unión así disuelta tenga el privilegio de volverse a casar, pero no la parte culpable.
TOMO III: LA VIDA DE CRISTO
CURSO BÍBLICO “ALPHA”
RALPH VINCENT REYNOLDS